All you need is love

con No hay comentarios

Como en muchos sitios mañana se celebra el día de los enamorados, hoy tenemos la excusa perfecta para hablar de amor. Pero no, no te preocupes, que no queremos que empieces a estornudar corazones ni a caminar sobre nubes. Tampoco queremos que empieces a pensar lo mal que estás si estás solo o sola. Solo queremos que le des un nuevo vistazo a una palabra quizás mal entendida, mal tratada y mal utilizada: la palabra AMOR

Los Beatles hace muchos años escribieron su popular: «All you need is love» y aunque desde el punto de vista cursi puede ser empalagoso y exagerado, de alguna forma tienen razón. Fíjate en esto:

  • Para emprender, crecer, construir o desarrollar un sueño, necesitas amor, pasión y entrega. Sin esa base, difícilmente puedes conseguir superar los inconvenientes que, sin duda, se te van a presentar.
  • A nivel empresarial, no es muy común hablar de amor, pero la realidad es que entre más amor siente un empleado en su trabajo, mejor se desempeña. Estudios muestran que «las personas que trabajan en una cultura empresarial emocional que permitia expresar sentimientos de afecto, apoyo, compañerismo y compasión se sienten más satisfechos con su trabajo, comprometidos con la organización y dispuestos a tomar la responsabilidad por sus acciones.» Y esto es aplicable a todo tipo de organizaciones y equipos de trabajo.
  • En redes sociales y en el marketing en general, la clave está en «enamorar», concentrarse en las necesidades y en lo que realmente quiere tu audiencia. Porque definitivamente necesitamos sentinos amados.

Todo esto, sin siquiera mencionar lo necesario que es el amor en cualquier tipo de relaciones humanas.

Ahora, en donde hay una necesidad, también hay una oportunidad. Y si, los seres humanos tenemos una necesidad de sentirnos amados, es también la oportunidad perfecta de entregar amor. Y no solo amor romántico, no cualquier amor, sino un amor consciente, racional, intencional y desinteresado. Un amor que motive y que también inspire. Un amor que traiga seguridad y no miedo. Un amor que sane y no que hiera. Un amor que construye y no destruye. Un amor capaz de llorar con los que lloran y reír con los que ríen, Un amor como el que describe la Biblia, un amor como el de Dios.

Ese es el amor que necesitas y el que, si estás dispuesto a dar, también recibirás.

 

Compártelo en las redes sociales

Dejar un comentario